Señor Jesús:

Bendice abundantemente las actividades evangelizadoras de los Misioneros Apóstoles de la Palabra. Que puedan proclamar tu palabra con toda libertad y valentía y con todos los medios a su alcance.

Que surjan abundantes vocaciones para el Movimiento Eclesial en cada lugar donde realicen su labor apostólica. Que continúen favoreciendo el surgimiento de un laicado adulto, responsable y comprometido con la tarea que Tú encomendaste a tu Iglesia.

Que por su testimonio, muchos jóvenes donen un año de servicio misionera a tu Iglesia.

Suscita en las diócesis y parroquias numerosos grupos de Promotores y Defensores de la Fe que se desgasten por fortalecer la fe de sus hermanos.

Bendice con santas vocaciones a la Fraternidad Misionera y a la Sociedad Misionera y favorece su consolidación y fecundidad apostólica.

A los Apóstoles de la Palabra de todos los Departamentos, llénalos de la fuerza del Espíritu Santo, para que anuncien tu Evangelio con su predicación y con su vida.

Te lo pedimos por la Inmaculada Virgen María de Guadalupe, tu dulce y Santa Madre. Amén.